viernes, 24 de junio de 2016

No les molesta la corrupción, les molesta la política.


Lo que no pueden perdonarle al kirchnerismo no es la corrupción, sino denunciarían el pago a los fondos buitres, la compra de gas a un país que no produce gas, los fondos financieros en paraísos fiscales.
No es la corrupción lo que les molesta. Lo que no le pueden perdonar al kirchenerismo -y sus aliados- es que politizó la sociedad argentina.
Lo que no pueden perdonarle al kirchnerismo es que le dio derechos al peón y al chacarero de campo. Le dio posibilidad de jubilación a los mas excluidos. Le dio derechos a quienes no los tenían.
Porque si realmente les molestara la corrupción, no avalarían las atrocidades que se han realizado en lo últimos 6 meses. Lo que les molesta es otra cosa y lo revisten de hipocresías para justificar su doble moral.
Porque seria inaudito que se enojen por 172 mil pesos por mes, cuando entregamos 60 mil millones de dolares. Que se enojen por 9 millones de dolares, cuando el presidente tiene una causa por exactamente el doble (18 millones).
Por eso, reitero: no es la corrupción lo que les molesta, son los derechos brindados a las clases populares. Y eso es algo que la oligarquía nunca le va a perdonar.
Pero no hay nada más triste que una clase media que se cree clase alta. Una clase baja que se cree clase media. No se representa y se deja atropellar.
Desde "En el Alma una enredadera" condenamos la corrupción más allá de las banderas políticas. Creemos que los corruptos deben pagar el precio de la justicia por violar nuestra Constitución Nacional.
Sin embargo, no mezclamos. Separamos lo tantos para que una cosa no tape a la otra. Salgamos de la lógica dualista que proponen. La corrupción es corrupción acá y en la China. Los políticos son corruptos en todo el mundo (algo que no la justifica), pero no les molesta eso.
Argentina se encuentra sometida a una doble moral donde hay corruptos buenos y corruptos malos. Vos ¿qué pensas?

0 comentarios: