viernes, 4 de septiembre de 2009

La teoría del dedo en el encuchufe



Apelar a la esponta- neidad puede ser tan gratificante como trauma- tizante. Por que cuando uno actúa de ese modo deja expuesto todo su ser. Cuando uno esta expuesto es similar a estar parado en puntas de pie (en un pie)… es una hazaña pero uno deja entrever sus debilidades y puede caer de forma simple. Cualquier movimiento inesperado hace que se pierda esa estabilidad. Pero ser espontáneo trae consigo beneficios. Y creo son mas que los contra que puede ocasionar. Por que cuando uno invoca a los instintos y se deja ser, se aventura a momentos que nunca puede vivir siguiendo una vida racional. Entregarse al momento hace que uno aprenda bajo, lo que yo denomino como la <>. Se preguntara: - ¿Y en que consiste esta tesis teórica-practica?. La misma funciona de la siguiente manera:
El individuo desconoce la sucesión de hechos que a continuación vendrán o no analiza de manera racional los eventos presentes, por lo que actúa según lo que el momento le demande. La misma refiere analógicamente a un dedo en el enchufe por que es uno de los primeros peligros que un niño debe afrontar en la vida. Es uno de los primeros aprendizajes <>… o <>… pero, de todas formas, lo aprende de forma practica. No puede saberlo hasta que mete un tenedor en el enchufe o en la video cassetera y hace saltar la térmica de su casa asustando a toda su familia. No puede aprenderlo hasta introduce un cuchillo en la tostadora. O hasta que habré la heladera descalzo sobre un piso mojado. Y lo que digo esta verificado empíricamente por mi propia experiencia de infante…. Igual… todos podrán aconsejarle sobre “que hacer” y “que no”, pero hasta que no lo pruebe no puede saber de que le están hablando. Y el método de la espontaneidad es uno de los mejores métodos de aprendizaje a nivel práctico.
Gracias a las actitudes espontáneas uno descubre ideas ocultas en sus pensamientos, conoce gente de toda índole; vive aventuras que nunca viviría si pensaría en lo que esta haciendo;

O me vas a decir que nunca te hiciste esta pregunta luego de estar mandándotela: -¿Qué hago acá?. Y todo junto a un movimiento continuo y en conjunto de los dedos pulgar, índice y anular
Siguiendo lo que lo ocasión propone se vive aventuras que rellenaran eso espacios vacíos en las conversaciones de amigos; se siente, se ama, se odia, se cree…se vive, etc. Etc.

Es mas que seguro que vivir instintivamente no es el único medio de vida, pero si creo que es el que le da mas intensidad y adrenalina a cada día… por que la incertidumbre genera miedo…temor y hasta, a veces, pánico. Pero ya lo dice el dicho: Todo miedo esconde un deseo.

Y ello es una realidad. Todo aquello a lo que tememos es en realidad un deseo reprimido por la razón. Es cierto –también- que una vida permisiva nunca te conducirá a lo que esta sociedad de consumo y vacío espiritual denomina como <<éxito o cumbre>>. Pero ¿Qué es el éxito y que es llegar a la cumbre? ¿No es vivir limitándose a cada día, cada momento, viviendo solo en el mañana? ¿No es tomar la vida siempre con la punta de los dedos y examinarla minuto a minuto para encontrarle la vuelta a la milanesa?

Hay algo que no puedo negar y es la necesidad de marcar prioridades en la vida. Tomar y dejar ir. Caminar un camino y abandonar otro. Pero, no por ello, hay que ser un individuo frío y calculador que a todo aplica la teoría Elsteriana del costo-beneficio. No. No es necesario. Viviendo fielmente a lo que uno es puede conseguir lo que busca… y que mejor manera para encontrarse con ello que viviendo la vida hoy… espontáneamente dejando que lo que tenga que ser…sea.

"Dime y olvidaré, muéstrame y podría recordar, involúcrame y entenderé."
PROVERBIO CHINO


Aclaración: La presente nota responde directamente a la teoría propuesta adaptándose a sus consecuencias.

Fotografia: Umberto Boccioni

Existencia, el caracol


Había una vez un caracol llamado existencia que vivía felizmente en una comuna, en Carcol ville. Este era muy bueno y exento de paciencia a pesar de ser un caracol. Cada paso que daba lo hacia comparándose con los demás. Siempre se criticaba a sí mismo. En la escuela, en la insectus high school comentaba a su amiga
- ¿por qué soy tan lento? Mira la hormiga.. Siempre activa… siempre trabaja… siempre en movimiento. ¡soy un perezoso!...yo soy un perezoso
Su envidia lo volvía terco y repulsivo. Y lo hacia con todos sus compañeros. No podía evitar mirarlos y compararse con ellos:
- Mírala la cigarra… todas las mañanas canta feliz… ¡soy un triste caracol! ¿por qué no puedo cantar como ella?... Mira… la vaquita de San Antonio… siempre brillante, esplendida…. Fantástica… ¡y yo! Soy solo un triste, gris, baboso y perezoso caracol..
Cada paso que daba en su vida era producto del esfuerzo y la voluntad. Pero no parecían percatarse de ello, solo se comparaba y en la comparación era que encontraba su crecimiento.
Un día, el último día de clases, la maestra les contó que iban a tomarse una fotografía personal para que todos recordasen como eran a esa edad. ¡Peor aún! Existencia estuvo todo un día preparándose para la foto. Se baño tres veces. Se peino 10. Se cambio cinco. Estaba tan nervioso:
- ¡voy a salir horrible! Nunca me han tomado una fotografía. Mejor así. Mejor no lo hago… ¿para que luego se rían de mí? Mejor no voy nada…
Entre dudas y reproches…. Su madre lo convenció. Estando en el colegio miraba a cada uno de sus compañeros.
- Mira que bien vestida que esta la cigarra… y yo doy pena. ¡mira el peinado de la hormiga!
En posturas y flashes todos se tomaron la fotografía… entre ellos este miedoso caracol.
Pasada una semana la maestra les entrego su fotografía a cada uno de los compañeros. Existencia tenia tanto temor de verse a si mismo que sin siquiera quizo pispiarl. La guardo en su mochila y se fue a su hogar.
Pasaron muchos días y la foto reposaba en cajón de mesa de luz. La incertidumbre lo inquietaba pero el miedo lo paralizaba
- Lo hago… no….no la mires
Pasaron muchos días hasta que finalmente tomo valor y lo hizo. Existencia se sorprendió tanto al hacerlo. Descubrió que no era tan malo después de todo. Que estaba bien vestido, que estaba bien peinado, que lucia brillante en la fotografía. Pero había descubierto algo mucho más importante…. Que solo mirándose a uno mismo el grado de comparación nos puede ayudar crecer.

Fotografia: http://carmenvidal.files.wordpress.com/2008/02/caracol1.jpg

La falacia crítica de un bohemio



La falacia crítica de un bohemio reside en una continua inactividad social. El apartamiento de este tipo de individuos, de los que el común de la vida debe afrontar, los aleja del verdadero sabor de la existencia: el eterno y maldito dolor de la cotidianeidad, del tener que subsistir en un sistema frívolo y materialista.

El bohemio es un ser tan apartado de la sociedad, que no puede más que analizarla de modo abstracto. Absurdo. Es un ser que se siente tan solo en este mundo como vacío en su interior. El materialismo capitalista lo condena, lo sofoca. El material cargado de un conformismo incesante le llevan a un estado de odio supremo que ve en el arte un modo innato de canalización. La ira, la espontaneidad, el dolor, el llanto, el sentimiento. La falta de organización. La incomprensión del tiempo y el orden. El estado, el poder, el dominio y la imposición; son solo algunas de las características de un ser que se perdió en las penumbras de su borrascosos pensamientos y termino transformándose, en lo que hoy lo aleja del todo social. Un bohemio.

Este artista no es uno más de esos. Es tan distinto como igual a los de su tipo. El bohemio encuentra inalcanzablemente placentero la compañía de una mujer en una noche fría. Hacer el amor durante largas horas. El bohemio encuentra en la piel femenina un bello arte…arte que no diferencia razas, ni colores… sino que diferencia tamaños y matices. Brillos y sensaciones. Disfruta la compañía de una noche junto a la luna, pero huye tras esa noche. No puede permitirse que ella lo atrape. No puede dejar que ella lo enlace a un mundo en el cual deberá responder a reglas y a un establecido orden. Su amor lo condenara a las cadenas. Y eso para él, no es amor. El renegara de ese estilo de vida, que le impide brillar a la esencia de su alma libre. Si, y ahí reside lo esencial del hecho. Lo esencial de la bohemia reside en su esencia libre y libertina. En la expresión continua de sentimientos explosivos sin destinatarios perpetuos. Consiste en un largo resguardo con la soledad, la creación y la expresión. En materia, en el aire, en el agua, en el fuego o el cuerpo. Expresión continua y desmedida.

El bohemio perderá las palabras un día… y, al siguiente, sin más, las encontrara escondidas en los pequeños detalles de lo que algunos llamaran insignificante. Divagara en su mente palabras que lo conducen a un texto con poco sentido para la mente racional, pero rico en sentimientos puros e internos de su propio espíritu. Sus palabras serán tan inmundamente sinceras, que el propio diablo se encontrara plasmado en ellas. Su propio ángel volara en cada silaba reposando en aquellas consonantes que rematen la rima romántica.

Dicen de él un errante, un vagabundo pero yo lo creo un incomprendido. Un ser que creció en los márgenes de la sociedad. Que obvió todos los mandatos y estratos sociales. Que evadió las cuestiones raciales. Que sorteó las cuestiones de nacionalidades. Que ignoro las fronteras. Que se escapó del mundo de las estructuras, para analizarlas desde sus perspectivas. El es uno en si mismo, pero esta particionado en su interior. Cree que es un poeta por estar inspirado, pero poeta no es el inspirado, sino quien más inspira.

Ya lo decía Atahualpa Yupanqui, bohemia de las tierras del Cerro Colorado: “Tú piensas que eres distinto porque te dicen poeta, y tienes un mundo aparte más allá de las estrellas. De tanto mirar la luna ya nada sabes mirar. Eres como un pobre ciego que no sabe adónde va.”(1)

El bohemio es un poeta o una poetiza. No distingue sexo, edad, ni religión. No posee sexo, edad, ni religión. Despreocupado de encerrarse en un grupo social se aparta de todo. Solo se enamora de la luna y su resplandor libertino. Se enamora de ese astro que lo acompaña, pero que lo deja al libre albedrío. Que nada le exige, más que vivir según sus propios sentidos.

La crítica de la bohemia es una falacia por qué no vive en este mundo. O quizás nadie comprende aun este mundo, el mundo del poeta. ¿Este mundo no vive en este mundo? Quien sabrá. Nadie sabe nada y para colmo se pierde en su soledad. Como creer en donde solo persiste una gran mentira. Solo puede caminar sin fe. Solo puede observar con ojos apáticos que descreen del todo y confían en la nada. No pueden ser más que aristotélicos sus pensamientos al describir el grado de su conocimiento. No puede ser más que penumbroso el grado de mediocridad que en él subsiste.

Su escepticismo lo aleja de toda realidad. Su descreencia lo vuelve ajeno, lo arrima a la soledad. Una reclusión paranoica de pensamientos atravesados por impuros sentimientos de rencor al todo social. La disciplina es un camino que no puede obviar, no puedo evitar buscar durante sus años de juventud, pero su propia vida le negara acceso a ella de forma continua. Porque la disciplina despierta el talento y alimenta la creatividad, pero le roba lo único que nadie puede tocar. Lo único que nadie le podrá robar. La disciplina implica imposición de una estructura limitante a su propia libertad.

El vagabundo pensador intentara en algún momento de su vida, volver a vivir dentro del mundo social. La soledad lo lastimara tanto, lo aislara filosamente llevándolo a probar los confines más oscuros. Y será allí cuando pensara que ese mundo no es el suyo. Caminara por la tierra de los esclavos intentando disminuir el peso de sus cadenas. Deambulara en pasos del castigo, el miedo y la explotación. Encontrara brazos en los que diluir tanta tristeza; pero siempre será en un cristal líquido, el lugar donde reencontrara la falaz elección. No puede más que vivir solo un tiempo hasta verse encerrado en un espejo que le muestra la cara vacía de su vida. Una vida colmada por la materia, pero vacía de esencia.

La bohemia es una falacia discursiva al igual que el ser ermitaño y su modo de ver el mundo. No pueden ser analizados correctamente por qué se los ve con los ojos de este triste mundo, cuando ellos ven el mundo de manera distinta: no pertenecen a él. El bohemio no puede analizar más que su mundo… al cual nadie comprende. Desde aquel día. En que dejaron de elegir. Desde el día en que la palabra subordinación se volvió una elección inconsciente y la entregaron. Y perdieron la libertad.

El bohemio es quien en un incesante caudal de palabras abstractas expresara tantas ideas en una sola que el lector se confundirá. Será aquel que en una maraña de pensamientos conducirá a quien lo lea por diversos caminos. Le hablara de su vida y la relación con el tiempo espacio, relacionara lo dicho con el mundo social y encontrara en toda la conversación una conclusión obvia, pero a la que nadie comprenderá: El palacio de la factura es el congreso de la nación.


1- Te dicen Poeta – Atahualpa Yupanqui - http://www.silsh.com.ar/otros_yupanqui.html

Fotografia: www.faltabancuatrogotas.com/.../bohemio.JPG

La crema de Guddbrandsdalen



Guddbrandsdalen era un lugar donde todos convivían de forma apaciguada. Allí se conquisto la paz y, la misma, tomo la forma de comunidad. Todos en ella, trabajaban en conjunto buscando su propio bienestar. Las personas gustaban de vivir allí por lo que todos sus habitantes se ayudaban entre si.

Como una manera de ganarse el pan de cada día, toda la comunidad trabaja para el reino del lejano Pompeyo, lugar al que vendían los productos de su receta más famosa. La misma era un misterio. Sus manos guardaban el secreto. Era única.
Por eso, los reyes de todo el mundo la deseaban. Se decía que la misma venia de los propios cielos; en los pequeños pueblos de Pompeyo, se murmuraba que la misma era elaborada con la ayuda de ángeles y que su sabor era el de las propias nubes. Por eso, la llamaban “la crema del cielo”.

Los reyes perdidos en sus ostentosas necesidades, querían adueñarse de ella. No soportaban la idea de tener algo tan sabroso al alcance de sus manos y no poder saber como hacerlas ellos mismos. No soportaban la idea de que algo superara su omnipotencia. Por eso, se reunieron y discutieron la manera de conseguir la formula:

- Deberíamos enviar a Aslak. Dijo uno de los reyes de Pompeyo
- ¡Si! Eso debemos hacer, él lograra conseguirla. (Contesto uno de los avaros sentado a la derecha del el rey de Dovre)
- ¡Si!. (Afirmaron todos gritando y brindando con grandes copas de coñac)

Aslak, era el mas fiel espía del reino de Dovre y tenía como encargo conseguir esa formula a como de lugar. Fiel a sus amos, este obedeció.

Se vistió de plebeyo y logro ser aceptado por los miembros de la comunidad; tras vivir varios años como un Guddbrandsdalences y casi ser descubierto un sinfín de veces; luego de conocer a cada uno de los habitantes, sus oficios, sus gustos, sus costumbres; y hasta llegar a hacerse amigo del alcalde de la misma, Aslak encontró lo que buscaba. La tan ansiada receta.

Eufórico por la noticia corrió a informar a los reyes que esperaban desde ya hacia mucho tiempo en Pompeyo por la noticia.

- Su queridísima majestad. He conseguido lo que me ha encargado. Tengo en mis manos la receta de la crema del cielo.
- Anda hombre, que ya nos has hecho esperar demasiado. Dinos...¿Como es?
-No lo creerá su majestad. La misma se consigue de un modo tal que creo le costara entender. ¡Me ha dejado estupefacto! Atónito, su majestad. La misma proviene desde los mismos cielos, como el pueblo lo sospechaba: pequeños ángeles ayudan a estos Guddbrandsdaleños. Ellos toman las nubes y las exprimen. Una por una… van estrujándolas hasta lograr conseguir una suave llovizna. De ellas sale, magnificencia. Cae por los cielos y es receptada por estos Guddbrandsdalences.

La noticia paralizo a los mismísimos reyes, pues sabían que la única manera de conseguir la crema del cielo desde su fuente, era a través de los ángeles. Y a ellos nadie respondía más que la libertad de los cielos. La avaricia y ambición de los señores de las tierras, los había alejado de ellos. Sus deseos de poder y sus cruentas ostentosidades frente al pueblo habían marcado un punto final en la relación entre reyes y Ángeles.

No poder conseguirla y saber que para hacerlo deberían convencer a los incorruptibles Ángeles, embraveció a los reyes... pues tenían el poder de decidir sobre la vida de todos los mortales, pero sabían que a los Ángeles nada podían hacerles. Eran inferiores, simples mortales a los que su avaricia mantenía apartados.
Fue así como los reyes descubrieron que aunque que tengan todo el control sobre el mundo, sepan todo del mundo… nunca podrán tenerlo entre sus manos. Así descubrieron que aunque que tengan todo el poder del mundo, hay algo que nunca, pero nunca podrán tener. Y eso, es la receta de la crema del cielo.

Dedicado a Marquitos.

Guddbrandsdalen: Ciudad en donde vive Peer Gynt.
Aslak: Herrero enemigo de Peer Gynt.
Pompeyo: Hombre que se quedo con el prestigio de haber vencido a Espartaco, pero no fue quien en realidad lo hizo.
el rey de Dovre: Peer Gynt.
Peer Gynt: Obra de Henry Ibsen.

El tiempo tiene la cualidad innata de continuar en movimiento


La cualidad máxima del tiempo es el continuo movimiento hacia el futuro. Tal vez, por eso sea, que tanto cuesta disfrutar el momento presente. Las agujas del reloj se muestran inmunes al pasado, el hombre cae ante él, pero el tiempo permanece inocuo. Es que para eso existe, su función consiste en ello.
Ser o no ser es una cuestión de tiempo. Los sueños solo son una cuestión de tiempo. Caer, levantarse, amar, doler, vivir, sentir, caminar… volver a caer… volver a ponerse en pie. Todo es una cuestión de tiempo. "Siempre hay una primera vez", dice el dicho popular.

Todo esta relacionado con él. Todo lleva su tiempo. Y hoy es tiempo, tiempo de un cambio, de una transformación en movimiento. O Como decía Aristóteles "lo que tenemos que aprender, lo aprendemos haciéndolo". Y este es el caso. La vida, lo muestra día a día: no es de color rosa. Es hermosa y simple. Es terrible y compleja. Solo consiste en una perspectiva. Depende de cómo uno la mire, será como la vida será. Y "serás o no serás nada" exclamaran los sanmartinianos. Extremos malditos, pero concretos. Así te determina el tiempo. Pero el tiempo no determina el valor de cada uno. Por que quien es, se distingue de quien nunca fue, y lo hace en un solo sentido real: * el primero tiene cojones para bancarse realmente lo que es. * El que consiguió llegar a ser es por que estuvo perdido entre las sombras de los que no son y descubrió que andar a las escondidas solo te lleva a perderte en ti mismo. * El que llego a ser es, por que mucho tiempo lucho por ser escondido entre esas sombras, sin ser más que él mismo. * El que no fue… de seguro siempre pensó que era. Siempre imagino que ya era, por eso vivía como tal. Pero nunca se equivoco. Nunca tuvo un error. Nunca cayó. Siempre se mantuvo firme como una roca. Por eso no llego a ser. Por que el tiempo lo hizo débil. Su armadura se deterioro por soportar tantos golpes. Sus cuerdas vocales ya no saben como expresar el dolor de tanto reprimirlo.

Mis palabras no divagan sobre el tiempo para perderse en una reflexión final del ser o no Shakespeareano. No. No es el fin. Solo examinan pequeños ejemplo para comenzar a describir una etapa de cambio profundo en la forma de percibir el mundo. La soledad en principios te lleva al aislamiento, Luego te tira al pozo. Caes y piensas que nadie ni nada te puede volver a poner en pie. Lastima tanto que en un momento el dolor ya no te causa dolor, a veces, hasta causa... placer. De repente abres los ojos, nuevamente, y comienzas a recordar donde vives. En sociedad. Junto a millones de seres. Pierdes todos los códigos sociales. Pero ese día que abre los ojos es cuando notas realmente todo esto que estoy describiendote. Anteriorment,e no veias todas esas actitudes. Comienzas a mirar el mundo nuevamente. La ventana esta entreabierta y la luz del sol ingresa por ella. Te has vuelto más detallista. Más minucioso en tu percepción del mundo. Observas a una mujer y no solo vez su femineidad física. No. Vez que sus maneras la hacen única. Las palabras comienzan a tener mas sentido… o lo pierden en su totalidad.

Te pierdes en un universo narcisista que descubre que "tu mundo había sido una mentira hasta ese día que decidiste abrir los ojos". Descubres que si quieres algo tienes que tomarlo por que nadie te lo va a dar. Nadie te ayudara a conseguirlo. Nadie mas que tú. Aprehendes un mundo cinestésico. Despiertas sensaciones. Vives según tus propias reglas. Que llevan al error, pero es un camino hacia tu propio error, no el del que esta a tu lado. Caerás en la tortuosa ruta del traspié. Te equivocaras por cuenta propia y descubrirás tu mismo tus propios errores. Como decía ese gran dicho “nada grande se ha hecho entre las masas”. Nada. Las masas solo pueden acompañar la transformación, pero no motivarla ni guiarla. Las masas no tienen autocrítica. Las multitudes actúan solo por instinto, por naturalismo innato. Y es totalmente necesario actuar de forma intuitiva....ah!!! pero la intuición es un hecho individual. Esta es la forma de percibir un hecho desde un individuo y la masa no permite la individualidad. Por eso, la necesidad de la soledad. Y no llamo el aislamiento a este proceso. Este solo es una parte de todo este proceso de aprendizaje. En realidad es una etapa de resguardo e introspección en el cual el individuo se desnuda ante si mismo buscando un conocimiento mas profundo de su persona para realzar eso que tanto le distingue del resto y le da unicidad.

El carácter se forja firme y según los criterios de la propiedad individual. Si, uno se equivoca más en esta actitud; ofende de forma más fácil. Lástima más sentimientos. Omite el pesar de los otros, esquiva lo que cree "monotas perspectivas de banales pensamientos" y adquiere aquello que quiere sea parte de sus ideales de partidismo cotidiano. Pero aquí lo esencial de todo ello. Puede pasar cualquier cosa. Pero pasa por que uno mismo hizo que pasase eso. La situación la maneja uno y cuando no es así, ese uno sabe bien donde esta parado. La soledad ha hecho que ese ser ya no sea uno mas, si uno sobre los demás. Le dio conciencia de si para poder aplacarla sobre su conciencia sobre si.

Tras un periodo de resguardo es necesario reinsertarse en la sociedad para transfórmala. Y aquí la relación con lo planteado en principios. Con el tiempo y los descubrimientos personales:

"El tiempo tiene la cualidad innata de continuar en movimiento. La soledad nos enseña a valorar un poco mas el tiempo y a manejarlo. La soledad no sucumbe en los tormentosos oleajes del pasado, pero una vez que aprendemos a convivir con ella descubrimos que la vida es un eterno presente que se dirige al futuro, y que ese tiempo distante se dibujara del modo en que tracemos las líneas en el presente."

Y otra vez, cometo el mismo error

Y otra vez, cometo el mismo error
te dejo entrar, sin
abrir esta puerta
te dejo entrar, sin
abrir mi corazón

Y otra vez, cometo la misma infamia
la de dejarte llegar, donde
nadie a llegado
donde nadie pidió llegar

Y otra vez, me vuelvo terco
rompo el cerrojo
y te dejo caminar

te aprovechas, te dignifica
el sentirte mas,
me enaltecías, pero no ya.
¿Por qué lo hice?
no lo se

Y otra vez, la tristeza
se hace presente.
Otra vez, te deje
Entrar.