lunes, 8 de junio de 2009

El tiempo venia pasando en forma distinta

El tiempo venia pasando en forma distinta. Mis pensamientos te alejaban de a poco. El amor no recuerda lo que no sintió y mis sentimientos olvidaban lo que la ausencia lastimo. Te deje ir, me dejas ir. Caí en delirios… pase tristezas… soñé nuevos amores… falaces amores…encontré culifruncís por el mundo. Mire a sus ojos… y no te encontré. Sabía que en ellas te veía a ti. Lo sabia y lo se. Solo podía dejarlas pasar.
La soledad se volvió mi mas cruel compañera. Me azoto tanto como también me revivió. La herida no cicatriza. Ni a marca de fuego. Sigue latente y sangra en noches etílicas. Ya no se si te amo, pero te extraño. Ya no se si fue amor, pero tu ausencia se hizo sentir.
La espera fue el nombre de esta historia que parece nunca terminar. La espera me volvió más paciente conmigo mismo. Me envolvió en encrucijadas penosas. Me enterró vivo pero nunca me quito el aire para respirar. La esperanza seguía viva. Este amor. Me enseño más de lo que di. Me dio más de lo que enseñe. Me quito más de lo que aprendí. Pues todavía no puedo dejarte ir. Pero sabes que es lo que deseo, pues lo nuestro no es mas que una utopia. Lo nuestro va en contra de todo. Contradicción de clases, búsquedas dialécticas, sentimientos distantes…. Este amor me volvió a este mundo. Pero también me alejo de él. Me recordó que el amor existe. Pero también invadió su tristeza. Su aislamiento…. La eterna ilusión de tenerte en mis sueños me volvió temeroso. La infinita tristeza de saber que te tendré quince para extrañarte noventa.
¿De que vale tanta espera? Ya lo se… el amor puede más que la edad y la distancia… va más allá de toda diferencia social. Lo se. Y eso me lastima más. Por que aun te amo. Pero no quiero amarte más.
Entonces ¿Qué hice? Deje de pensar en ti. Lo hice. Y te alejaste de mi mente. Por cortos lapso. Pero te fuiste. Camine nuevos caminos. Le puse el pecho a la vida, me trague mis lágrimas y me dije: acá no termina la cosa.
Lo nuestro termino. Y me pareció que así fue mejor.
Pero hoy me escribís nuevamente… y me pones todo pensativo nuevamente. Me dices que vuelves y que quieres verme… y que puedo pensar yo. No lo se. Ya no se si realmente me quisiste alguna vez o, en realidad, te enamoraste de vos misma al estar conmigo. Ya no se si creer que esto es cierto.
Pero también, por ahí vienen mis dudas… por que, tal vez, si me amaste de verdad. Tal vez, fuiste sincera conmigo. Y eso es mucho peor. Por que si vuelvo a verte voy a amarte mucho más que antes. Por que si te paras a mi lado… sabrás que este estupido aun suspira por ti… sabrás cuando indefenso me siento… sabrás que no he podido reemplazarte por nadie… ni por el sexo banal.
La soledad se vistió de Lucia y se quedo aquí… junto a mí. Me volvió sensible… me condujo a la abstracción. Mis pensamientos solo guardaron tu nombre en los buenos recuerdos. El odio se volvió latente… pero lo evite… por que prefiero amarte.
Pero ya no quiero más. Quiero verte. Lo sabes y bien. Sabes que me muero por sentarme en un bar a tomar una chicha bien fría. Escucharte, batallar contigo y sin mi… y, tal vez, soñar con robarte algún beso……. Pero me das miedo, más miedo que nadie. Por que sabes que mi corazón ya tiene tu nombre entre sus latidos. Sabes que aunque lo niegue, es así.
Por eso y por mucho mas…. No se si quiero volverte a ver. Por lo menos durante un tiempo… hasta que esto deje de existir en mi.

Las fronteras están dentro mió
En mi cabeza
Y nada más
¿A que le llaman distancias?
A eso,
A lo que temo,
A lo que temo
Nunca alcanzar