jueves, 26 de junio de 2008

Globalización: el papel de los prejuicios


Xenofobia y Discriminación. Formas de subordinación social


Latinoamérica. Tierra de divina. Región extensa. Pulmón y granja del mundo; continente de las diversidades, de la abundancia de recursos y posibilidades, de razas, de etnias, de pensamientos. Terruño donde reinaron por siglos –y todavía lo hacen- las falsas democracias, los golpes de estados, los intereses ajenos al lugar. Producto de ello es una tierra de desigualdades donde reina la pasión y donde se dialoga con el corazón en la mano. Pero también se sienten de forma latente la discriminación, la exclusión social y la xenofobia.

¿Por qué sucede esto? ¿Por qué existe abundancia de oro, plata, gas, petróleo, alimentos, y otro sin fin de recursos naturales y los mismos son explotados por compañías extranjeras - y no tan solo extranjeras sino de lugares de impensados- en las que rigen intereses incompatibles a los de estas tierras? ¿Por qué todos los servicios públicos son explotados también por las mismas? ¿Por qué son dueños de nuestro bienestar salubre y alimenticio? ¿Por qué una empresa finlandesa crea una gran tensión entre dos naciones? ¿Por qué manipulan el poder, la economía, la política y la cultura sectores a lo cuales no le interesa –en lo mas mínimo- el bienestar latinoamericano? ¿Por qué deciden ellos sobre nuestro futuro? ¿Por qué sigue vivo el colonialismo? ¿Por que? No encuentro un respuesta concreta al respecto pero se puedo formular algunas hipótesis, las cuales coinciden con un conflicto que se hace cada día mas visible: “el proceso vigente de disociación que reina en la región desde hace mas 300 años”. El mismo se denota claramente en la manipulación educativa e informativa, la incentivación xenofobica y la ignorancia colectiva fomentada desde el estado. La discriminación hacia los países vecinos rige en cada país del continente del sur. El ejemplo mas claro de ello preside en nuestra nación. El argentino, si ese hombre / mujer que vive en lo que algunas potencias denominan “el culo del mundo”; región de diversidades naturales, étnicas y religiosas cree en su superioridad. Su naturaleza misma, lo hace sentirse superior.

Con respecto a bolivianos y peruanos tanto solo por que estos tienen orígenes aborígenes y son países pobre. ¿ah?

- ¿Uruguay? si es una provincia nuestra. Con lo de las papeleras, hay que declararles la guerra ha estos uruguayos!!

Brasil: “Aguante Maradona” “¿como vas a usar una remera que diga Brasil?”. Por un deporte, nos mantenemos alejados de uno de los países más bello del mundo.

Ecuador: “Paisucho que le vendemos armas que no funcionan, que boludos!!”.

Paraguay: “venden droga nada mas, estos paraguayos de mierda... son igual que los colombianos”.

Venezuela: “Están lejos que me importan” “Chávez, uh... Catherine Fulop” la revolución bolivariana...
bush es un payaso” (No sabemos ni por que luchan... ¿quién fue bolívar?¿qué fue la gran Colombia?... ni idea, pero opinamos al respecto igual)

Y ni hablar de Chile, con quien existen grandes resentimientos históricos (Chilotes, chileno de mierda, “Vos sos chileno”).

Para todos ellos, existen formas difundidas socialmente de referirse a ellos de forma despectiva. Todos son inferiores, nosotros somos los mejores.

¿Por qué sucede esto?


Y aquí la hipótesis sobre el mismo fenómeno. Esto no sucede por casualidad - en realidad nada es casual-, la xenofobia es difundida y aceptada por intereses que no nos competen. Por el contrario, hunden cada día más este triste buque que se dice llamar Latinoamérica. Sucede que la única manera de lograr conseguir progresar, en esta ERA de globalización y mercados multinacionales, es a través de la unificación de las naciones, para fortalecer sus economías. Es un proceso largo y complejo, como lo demostró la conformación de la Unión Europea, la cual tardo más 50 años en conseguir la forma y la dimensidad que hoy posee. Pero ello se logro por el hecho de dejar de lado sus diferencias - hay que tener en cuenta que en dicho continente, se desarrollaron las dos guerras mas grandes de la contemporaneidad y que entre las naciones implicadas todavía existe recelo sobre el resultado de las misma - para lograr ser una región prospera.

En la actualidad el neo-liberalismo utiliza la inculcación de estos hábitos sociales –el de discriminar al Otro- para desviar el eje de discusión, para evitar el desmoronamiento de un sistema que se basa en la desigualdad y la desinformación.

El sistema teme a las ideas, teme a la diversidad, teme al cambio, puesto que los sectores dominantes –el 5% de la población mundial- están cómodos en su status quo y están dispuestos a hacer cualquier cosa por mantenerlo (una serie de hechos lo dejan en evidencia: la creación del estado de Israel; los golpes de estados fomentados durante las décadas ´50, ´60 y ´70; la guerra en Irak, Afganistán y Pakistán –en la actualidad-, la fomentación de falsas democracias –como en Colombia, Pakistán y Chile-, entre otros. Todo responde a un mismo proceso, por demás complejo)

¿Y en la Argentina? Individualismo, McClarín… ¿y la integración latinoamericana?

La globalización es un fenómeno que beneficia a quienes logran unificarse. Ella trae consigo un arma letal, peor que las armas químicas, a las que teme cierta nación del norte americano. Un fenómeno reciente, el cual contradice las formulas naturales de la vida social. Me refiero a la individualidad. Base del capitalismo moderno, ella es peligrosa por que nos disuelve como sociedad, por lo que los valores de convivencia desaparecen y tan solo toman relevancia los intereses propios y el bienestar individual. En la actualidad, la vida en sociedad se torna mas compleja debido a que se crean nuevos espacios, los meramente individuales (esta es una de las razones por las cuales algunos movimientos sociales se radicalizan). En si, “yo hago lo que puedo, vos no me interesas”. Frase que resume las políticas que se desarrollan en las décadas pasadas y venideras en el mundo pero que tienen gran incidencia, desde hace ya un largo tiempo en Latinoamérica (y el mundo subdesarrollado, como nos dice ellos).

Políticas que beneficiaron –y benefician- a grupos empresariales que lograron –y logran- monopolizar los mercados de la región. Un ejemplo de esta situación en la actualidad, es el de grupo Agea/ Clarín, multinacional propietaria de la mayoría de los medios de comunicación nacionales - ya seas gráficos, radiofónicos o televisivos- puja en virtud de sus propios interés y monopoliza la industria de la información (todo gracias a un pequeño hombre de patillas y sus dos leyes), por lo que es prácticamente la dueña de la circulación de información a nivel nacional. ¿Parece poco? Para nada. En un mundo globalizado la información es de vital trascendencia, es el cuarto poder. Y en la Argentina la producción y circulación de información esta en manos, casi exclusivas, de Clarín. Eso si, “No censura... no, clarín no censura: omite decir la verdad, peca por omisión”.

Y lo peor es que no se limita solo al rubro de las comunicaciones, pues posee acciones en los más diversos elementos de interés publico.

Todo ello se debe a la individualidad. Fomentada en principios en nuestro país con la inserción al neoliberalismo en la década del ´90. Por que, a partir de ese momento, nadie supo proteger los intereses nacionales en su debido momento, tan solo se beneficio un pequeño sector sobre otro.
Y lo mismo sucede en toda la zona.

Dejamos pasar las oportunidades de progreso por miedo. Miedo a lo nuevo, a lo distinto... miedo a poner lo que se debe y luchar por lo que se necesita como sociedad. Pero ese miedo engendrado no es genético, sino que fue creado y difundido para el control de la sociedad, para el mantenimiento de la prosperidad de un reducido sector, para el enriquecimiento de los países del primer mundo. Ese miedo es la Xenofobia, la discriminación. Es el temor a encontrar en el otro distinto algo diferente. Ese temor es lo que evita la organización continental, la que limita el crecimiento de la región.

En fin, hoy la barca naufraga sin rumbo... hay quienes dicen que surgieron ideas revolucionarias (Chávez, Kirchner, Evo Morales, Barchellet, etc.)... parecen mas de lo mismo: “Gime the power y déjame en él, hasta morir”.

A fines del siglo XIX, un famoso psicólogo expresaba: “Solo existen dos maneras de ser feliz, una es haciéndose el estúpido, y la otra, siéndolo”.

Hoy, las condiciones socio-históricas dan lugar en Latinoamérica al cambio (por primera vez en su historia post-colombina), da espacio a la integración, a la búsqueda de la prosperidad. El cambio es eminente; el hecho de que existen gobiernos afines a los intereses latinoamericanistas hace que los sueños dejen de ser una utopía. El tema esta en saber ver como llegar eso, como hacerlo un hecho concreto. Las ideas y el tiempo determinaran los pasos a seguir. Lo que si, la xenofobia y la discriminación son puntos clave a superar en el camino a la construcción de la patria grande.

“El pueblo vencido jamás estuvo unido,
El pueblo unido jamás será vencido”